Rey del cielo, bienvenido seas

entrada-en-jerusalenHimmelskönig, sei willkommen, BWV 182, cuyo título puede traducirse en  “Rey del cielo, bienvenido seas”  fue probablemente, la primera cantata que compuso Bach para la Schlosskirche de Weimar. Estrenada el 25 de marzo de 1714 de ese año, además de ser la fiesta de la Encarnación, era Domingo de Ramos. La obra gira en torno a las lecturas del domingo. Tiene especial relevancia en la obra la flauta dulce.

La sonata inicial tiene forma que se asemeja a una obertura francesa con las cuerdas acompañando en pizzicato. Tras este movimiento instrumental, el coro inicial tiene una estructura simétrica en ABA con un bello da capo conclusivo. Un recitativo que acaba en arioso pone música a las palabras bíblicas. A continuación viene una sucesión de tres arias con una instrumentación especial gracias a sus instrumentos obligados: violines y violas, flauta dulce y solo en continuo.

Sin duda Bach era un maestro en crear atmósferas y lo consigue en estos fragmentos. Posteriormente nos encontramos con un coral, “Jesu, deine Passion”, en estilo de Pachelbel, con las voces en imitación excepto las sopranos que son las que cantan la melodía coral. La obra termina con otro coro que es la contrapartida al primero, con pequeños y juveniles motivos, alejados de las grandes profundidades que el maestro compondría en Leipzig.

Sigue leyendo

Anuncios