Preguntas sobre el Canto Litúrgico

cantos_liturgicos

Aquí encontrarás una serie de preguntas frecuentes sobre el tema de Canto y Música en la Liturgia.

Las respuestas están redactadas en forma simple y en consonancia con lo que enseña el Magisterio de la Iglesia al respecto. Sobre los documentos del Magisterio que soportan estas respuestas.

¿Qué diferencia hay entre canto litúrgico y religioso?

¿Qué es el canto litúrgico?

¿Cómo selecciono un canto para la Misa?

¿Cuáles son los instrumentos admitidos en la Liturgia?

¿El salmo se debe cantar?

¿Es lo mismo un “cancionero” que un “cantoral”?

¿Cómo hago para que la gente cante en Misa?

¿Qué significa “participación activa” de los fieles?

¿Es realmente necesario cantar en Misa?

¿Qué se canta en la acción de gracias?

¿Qué diferencia hay entre canto litúrgico y religioso?

La diferencia entre el canto litúrgico y otro tipo de canto, ya sea religioso o profano, estriba en que el primero es un canto compuesto específicamente para el culto católico o Sagrada Liturgia. Puesto que el sujeto del culto es Cristo Cabeza y su Cuerpo, que es la Iglesia de todo tiempo y lugar, el canto litúrgico se debe ajustar a las normas que regulan la Liturgia y a tres principios fundamentales:

– La preeminencia de la palabra sobre la música.
– La preeminencia de la voz sobre los instrumentos.
– La música debe ser trascendente, es decir, debe elevar el espíritu antes que los sentidos. Sigue leyendo

Capítulo 3: Las formas originales del Canto Litúrgico (I)

gregoriano2012_clip_image001En la antigua liturgia cristiana, igual que sucedía entre los hebreos, el libro de los salmos se mantuvo como la norma, el códice oficial, la base del canto litúrgico. Ciertamente durante los ágapes, las vigilias, los encuentros estacionales (sinaxis ) también se cantaban composiciones de origen privado; pero el canto oficial de la Liturgia, el único existente propiamente como tal, no conocía otro texto fuera del Salterio.

La ejecución de la salmodia ordinariamente era confiada a un solo cantor. Esta forma, el solo salmódico, como habíamos referido, procedía directamente de la liturgia del Templo y de la sinagoga. Un cantor subía al ambón y comenzaba a interpretar el salmo. A cada versículo el pueblo respondía con una frase a modo de respuesta, breve y concisa, sacada del salmo mismo, o bien expresaba de manera vibrante un asentimiento con una afirmación resueltamente dogmatica: Amén, Alleluja, Gloria Patri et Filio, etc.
Esta salmodia responsorial ( cantus, psalmus responsorius, graduale ..) es la más antigua en la Iglesia. Orígenes da testimonio de ello. Y Eusebio de Cesarea, refiriendo las noticias dadas por Filón sobre el canto responsorial en uso entre los Terapéuticos, añade que entre los cristianos se hace lo mismo. Y San Atanasio recordando un episodio de su intento de captura escribe: “ Tomé mi lugar en la cátedra y ordené al diácono recitar un salmo y a la asamblea de responder: Quoniam in saecula misericordia ejus”  Sigue leyendo